Autor en .

Publicada en

P.H. Fawcett, el primer Indiana Jones

fawcett

H. Fawcett fue el primer Indiana Jones existente. Explorador y militar de ascendencia inglesa, fue el responsable de buscar una antigua civilización perdida en el Amazonas mediante la ayuda de un extraño documento, el ” documento 512 “.

Escrito en su totalidad en portugués, es un informe expedicionario narrado por un grupo de exploradores portugueses en busca de la ciudad perdida del Mato Grosso en el siglo XVI. Dicho documento, redactado con un estilo que combina el lenguaje expedicionario con algunas características de una carta personal, recoge un documento inédito que describe el descubrimiento de las ruinas de la desconocida ciudad perdida, hallada en el año 1753.

El coronel P.H.Fawcett, intrigado por el documento, se embarca en una aventura a través de la selva amazónica, atravesando ríos infestados de cocodrilos y poblaciones ocupadas por caníbales y salvajes que temían a la vez que desconocían, la presencia de otros seres humanos en lo que para ellos era su mundo. Desaparece en la selva en 1925 a los 57 años, casi a punto de encontrar la civilización perdida heredera de la Atlántida, transformándose en una leyenda del siglo XX y sirviendo de inspiración para obras literarias o películas tan importantes como ” El mundo perdido ” de Conan Doyle, ” Las minas del rey Salomón ” de Rider Haggard o ” Indiana Jones” de Spielberg.

mapa

Nunca el afán de descubrir nuevos territorios fue tan intencionado como la pasión que siente Fawcett por hallar una antigua civilización altamente desarrollada dotada de matices grecorromanos en su arquitectura. ¿Cuándo surgió dicha civilización? En un principio, el arqueólogo y militar está totalmente convencido de que la ciudad que busca es totalmente distinta a la que aparece en el documento, aun así, puede darse cuenta que la ‘Ciudad de Raposo’, que muchos habitantes de la región nombraban como algo que era una leyenda y que aparecía en el manuscrito, es la misma que buscaba Fawcett.

En un principio, Fawcett cree que la ciudad se halla ubicada en algún rincón del Mato Grosso y que incluso, estaría poblada por sus antiguos habitantes. Pero el hecho de que nunca la encontrase y de lo misterioso de su paradero, induce a pensar en esa ciudad como otra más perteneciente a la teoría intraterrestre. Dicha teoría insiste en la creencia de civilizaciones subterráneas extremadamente evolucionadas que se reparten por todo el planeta, formando un intrincado laberinto de túneles y cuevas repartidos por todo el interior de la Tierra.

Fawcett nunca pudo demostrar sus teorías y desaparece en el Amazonas a principios de siglo, siendo una de las figuras más importantes de la arqueología británica y quedando su esencia en libros y películas contemporáneas.

Fawcett es además de un excelente explorador, un militar de alto rango y al retirarse al finalizar la primera guerra mundial, realiza labores de inteligencia en el norte de África y servicios en Malta, Hong Kong y Ceilán. Más tarde es el encargado de trazar los mapas de territorios vírgenes como Perú y Brasil.