Publicada en

Mensajes subliminales en el arte

philip-k-dick-the-man-who-remembered-the-future

El arte esconde por norma un mensaje subliminal. Este puede llegar a usarse como un arma para la denuncia de la injusticia en el mundo. Aparecen en numerosos cómics, películas o libros, mensajes que dejan una huella indeleble en el lector. Aldous Huxley destapa su genio en Un mundo feliz, donde presenta una sociedad totalmente controlada por el egoísmo de unos cuantos bienestantes. En su mundo triunfan los dioses del consumo y los humanos son procreados in vitro a imagen y semejanza de una cadena de montaje. En la película Blade Runner, se muestra el racismo llevado a manos del gobierno con la persecución de los replicantes, este factor podría equipararse a las persecuciones étnicas que han llevado a cabo mandatarios de algunos países orientales y occidentales.

Pero por otra parte algunas series como Star Trek han mandado un mensaje conciliador para todas las razas mediante la cooperación de distintos planetas para mantener un equilibrio imperante y duradero, fragmentado por ejércitos rebeldes contrarios a esta unión interplanetaria. Ocurre lo mismo con los cómics de superhéroes, donde hombres con poderes inexplicables velan por la paz contribuyendo con su pequeño grano de arena a un mundo en muchas ocasiones quebrado.

runner

Los mensajes subliminales pueden llegar a servir de inspiración y son una bocanada de aire fresco en las mentes de todos aquellos que desean un equilibrio basado en la paz y la reconciliación. Detrás de un escenario, siempre cobra vida una idea. I a pesar de la descompresión del mundo fantástico por parte de la gran masa, la lectura entre líneas sirve para mucho más de lo que en realidad, se desprecia. A veces no se es capaz de apreciar la continua moraleja que ofrece textos como los de Phillip K. Dick, puesto que gran parte de los libros y películas de ciencia-ficción tratan de advertir sobre lo que puede ocurrir si el hombre sigue los pasos que está dando. O tampoco se valora lo que un hombre puede ofrecer a la sociedad en los cómics de héroes y villanos; aprender a raspar la superficie de lo que el mercado artístico nos ofrece podría vislumbrar un resquicio de salvación a la integridad de la especie. El éxito efímero está destruyendo los supuestos valores como ente físico con capacidad de raciocinio.

El arte, que en muchas ocasiones se nutre de mensajes ocultos, sirve para ofrecer una primera impresión impactante, puesto que si no existe impacto y riesgo, la capacidad de asombro disminuye considerablemente y el arte pierde toda su esencia. A partir de ahí debe ser el hombre, el espectador, quien decide si el contenido que se le está ofreciendo puede mellar de forma positiva en su modo de actuar, vivir y pensar.